La astrofísica Jill Tarter, la cual toma parte en el proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence), nombró las dos causas principales por las que la humanidad aún no se ha puesto en contacto con las civilizaciones extraterrestres.

seti-image-2

La causa fundamental radica en el enorme tamaño del Universo. Los seres humanos han explorado solo una parte insignificante del Universo. La astrofísica comparó los espacios estudiados a un vaso de agua echado desde el Océano Mundial.

La segunda causa tiene que ver con el «estancamiento tecnológico» que, según la investigadora, se produjo en el siglo XXI. Tarter explica que la humanidad aún no ha descubierto los medios necesarios para comunicarse con la inteligencia extraterrestre.

1056671702

En opinión de Tarter, si los extraterrestres visitan la Tierra, van a ser ellos los que «impongan las reglas» debido a su alto nivel de desarrollo técnico. El astrofísico británico, Stephen Hawking, comparte esta visión. El científico supone que los extraterrestres pueden ser unos nómadas militantes que procurarán conquistar y colonizar la Tierra.

La búsqueda de civilizaciones extraterrestres se está llevando a cabo en el marco del proyecto SETI. Un multimillonario ruso donó cien millones de dólares a este proyecto en 2015. La iniciativa del empresario fue apoyada por Hawking. La búsqueda de civilizaciones extraterrestres se está llevando a cabo solo en el espectro electromagnético.

seti-image-2

Algunos científicos no están de acuerdo con este punto de vista. Por ejemplo, el físico matemático, Roger Penrose, sugiere que las antiguas civilizaciones utilizaban las ondas gravitacionales producidas por la colisión de agujeros negros para mantener contacto con otros seres inteligentes no humanos.

Además, los neutrinos pueden servir como medio de contacto con los extraterrestres, aunque el nivel de desarrollo de la humanidad aún no permita utilizar la gravitación de los neutrinos para este fin.

Fuente: http://mundo.sputniknews.com/espacio/20160212/1056671346/cientificos-contactos-extraterrestre.html#ixzz3zwosF6wF

»

  1. José García Álvarez dice:

    LA LEY DEL SILENCIO

    El significado de la Ufología no me interesa tanto en su dimensión científica, como en su dimensión mesiánica. El saber cómo viajan, cómo andan, qué comen o cuáles son las tipologías de los Seres del Espacio no me atrae demasiado, porque saber eso no hace un gran beneficio a la Humanidad. Interesa el motivo por el que están aquí, por qué vienen de nuevo. Y ese motivo es el mismo que hace milenios les impulsó a ponerse en contacto con los hombres: una razón fraterna, de tutelaje y guía, que pretende volver a los seres humanos libres de las cosas que les hacen esclavos, y de los prejuicios y conceptos que les inducen a sufrir o actuar en una forma negativa, en relación a sí mismos o al mundo que les circunda, en desarmonía total con las Leyes Universales. Ellos no están interesados en nuestros descubrimientos políticos, sociales o económicos. Están muy preocupados por aquellas fuerzas científicas de la Tierra que alimentan un potencial atómico, siempre más violento y amenazador para la estabilidad de nuestro planeta y de otros mundos de nuestro Sistema Solar.

    Intento centrar en estas líneas la cuestión, como un enfrentamiento entre la posición de la intencionalidad de los extraterrestres, de manifestarse sin causar el menor daño a la especie humana y llevar a cabo su labor de ayuda, advertencia y rescate, concienciando para ello progresivamente a la gente para evitar cualquier trauma, y la postura contraria de aquellos Gobiernos, organismos y organizaciones de los países más poderosos del globo, que tienen el máximo interés en imponer la Ley del Silencio, negando y ridiculizando la realidad extraterrestre, recurriendo a todos los medios a su alcance, que son muchos, para conseguir disuadir a la Humanidad, descalificando el fenómeno.

    ¿Por qué esconden la Verdad?

    ¿Por qué los integrantes del público terrestre no están enterados oficialmente de que los Platillos Volantes existen verdaderamente? ¿Por qué se mantiene escondida la verdad? Varias son las razones, que podemos reducirlas a estas tres:

    1ª.- PÁNICO.- El pánico causaría el inmediato derrumbamiento de nuestros sistemas. Basta con recordar lo que ocurrió hacia el final de los años 30, cuando fue transmitido en los Estados Unidos un programa de radio que anunciaba la invasión marciana. Era tan realista, que millares de personas se dejaron invadir por el terror y solamente después de un par de días la vida volvió a su ritmo normal. Han pasado sesenta y tantos años, y las autoridades de la Tierra no han hecho la menor tentativa para producir un programa educativo sobre nuestros visitantes espaciales. Por el contrario, eso sí, han prodigado continuamente películas imbéciles de horror alienígena, en las cuales los extraterrestres aparecen regularmente representados como bultos viscosos de protoplasma, como monstruos y seres perversos que al final los norteamericanos consiguen derrotar gracias a la superior inteligencia terráquea. ¡La gente lo haría mucho mejor si procurara liberarse del condicionamiento de ciertos medios de comunicación!

    2ª.- POLÍTICA.- Durante muchos años, tanto Oriente como Occidente han estado buscando capturar y desmontar un platillo volador para descubrir cómo funcionan. Está claro, que si no existieran los OVNIS no buscarían atrapar algo que no existe. Pero, ellos tienen pruebas de sobra de que sí existen. Desde luego, si uno de los dos bloques mundiales hubiera descubierto el secreto de la propulsión de los discos antes que el otro, habría obtenido una ventaja mucho más que platónica. Está claro, que tanto los norteamericanos como los rusos, tienen ya algún platillo experimental, copiado meticulosamente de los observados. De ahí la presencia en el cielo de algunos prototipos militares vistos por algunos, verdaderas caricaturas de los auténticos, que han servido de argumento a algunos escritores de libros para inducir a la opinión pública a descartar el fenómeno Ovni.

    3ª.- ECONÓMICA.- De este sector viene una gran oposición, porque si las máquinas voladoras extraterrestres están en condiciones, que lo están, de aprovechar otra forma de energía gratuita para su propulsión, y este conocimiento fuera accesible a la Humanidad, podría provocar el caos económico. Si se supiera que ya no tendríamos necesidad de servirnos del carbón, del petróleo ni de la electricidad para nuestra vida diaria, las industrias de todo el mundo saldrían perjudicadas, muchas serían inútiles y superadas inmediatamente. Y claro, eso no le conviene a muchos magnates de la industria, que ejercen su influencia en gobiernos y agencias especializadas en crear confusión o coacción, por el estilo de los tristemente célebres «hombres de negro».

    Para llevar a cabo la Ley del Silencio, los servicios dedicados a disuadir cuentan con mentes privilegiadas y entrenadas en el arte del engaño y el desprestigio. Su objetivo es confundir a la masa y lograr desacreditar el hecho real de la existencia de otros Seres que vienen de mundos siderales. Pero, esos cerebros demoníacos no se saldrán con la suya, porque las pruebas de la operancia extraterrestre en nuestro planeta serán cada vez más aplastantes y masivas. El que viva, lo verá.

    Con toda fraternidad,
    José García Álvarez

    Me gusta

    • Jose Arias Alvear dice:

      Bien trazado su comentario, didáctico y el publico sale ganando, sin misterios ni sofisticado. Sugiero que estos comentarios aleccionadores sean publicados en periódicos, revistas y medios de comunicación general.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s