Los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Radiológicas dijo el 28 de agosto que muchos abetos cercanos a la planta siniestrada, así como en otras áreas, habían sufrido «deformidades morfológicas».

srep13232-f3

Los estudios demostraron que los cambios fueron más frecuentes en las zonas con mayores tasas aéreas de radiación.

El estudio cubrió la ciudad de Okuma, en la prefectura de Fukushima, situada a 3,5 kilómetros de la planta, donde se han detectado niveles de radiación de 33,9 microsieverts por hora, y dos lugares de la ciudad de Namie, también en la prefectura.

Todos los sitios están dentro de la zona restringida, en la que se prohibe volver a vivir.

150830deformed

El estudio halló que más del 90% de los abetos en Okuma no habían crecido normalmente. Los troncos de abeto normalmente se extienden hacia arriba con dos o más ramas derivadas de ellos horizontalmente cada año. Pero éste no era el caso.

srep13232-f3

De acuerdo con estudios anteriores relativos al desastre nuclear de Chernobyl, las coníferas, como los abetos y pinos, son vulnerables a los efectos de la radiación.

Fuente: http://ajw.asahi.com/article/0311disaster/fukushima/AJ201508290045

Un comentario »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s